Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
Planeta de Libros
Regina Brett
31 de mayo de 1956
Regina Brett

Regina Brett

31 de mayo de 1956

Regina Brett creía que Dios había parpadeado al momento de su nacimiento, quizá éste había pasado inadvertido para Él. Estudió en colegio de monjas, a los 16 bebía demasiado, fue madre soltera a los 21, se graduó a los 30, se casó a los 40 y a los 41 enfermó de cáncer. El día de su cumpleaños 45 decide reflexionar sobre lo que la vida le ha enseñado y compartir las lecciones que la han hecho descubrir la felicidad y aferrarse a ella.
Desde entonces, escribe una columna en el periódico Cleveland Plain Dealer, que se ha convertido en la más exitosa jamás publicada ahí. Millones de lectores siguen sus 50 lecciones. Ha sido finalista del Premio Pulitzer y recibido numerosos reconocimientos como escritora a nivel nacional e internacional. Es conductora de un programa de radio y vive con su esposo Bruce en Cleveland, Ohio, Estados Unidos.

Dios nunca parpadea

Dios nunca parpadea

Regina Brett

Todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, pero no te preocupes, Dios nunca parpadea

Sinopsis de Dios nunca parpadea

50 relatos inspiradores, conmovedores y sabios que te ayudarán a jerarquizar tus prioridades, vivir con optimismo, enfrentar con fortaleza los problemas y descubrir la alegría de la vida. Cada capítulo invita a la reflexión con palabras llenas de sabiduría, verdades universales, consejos para valorar los momentos felices: - La vida no es justa, pero aun así es buena - Cree en los milagros - Perdona - Puedes enojarte con Dios, Él lo resiste - No te tomes en serio, los demás no lo hacen - Haz las paces con tu pasado para que no te eche a perder el presente - La vida es demasiado corta como para perder el tiempo odiando - Nadie está a cargo de tu felicidad, tú eres el director de tu alegría